Celebramos la CUARESMA 2021

En el Colegio Luis Amigó estamos celebrando la Cuaresma. La Cuaresma es un tiempo de entrar en comunicación profunda con Dios, un tiempo que nos recuerda la historia del pueblo de Israel y la historia del propio Jesucristo, que se retiró a orar cuarenta días antes de su Pasión, Muerte y Resurrección.

Nuestra cultura hunde sus raíces en la cristiandad, y el libro sagrado del cristianismo, la Biblia, libro de libros, narra, entre otras tantas vicisitudes de la historia del pueblo elegido, los cuarenta años que el pueblo de Israel pasó en el desierto mientras se encaminaba hacia la tierra prometida. Fueron cuarenta años de fatiga, de lucha, de hambre, de sed, de cansancio… Pero, dice también la Biblia, después de caminar al fin el pueblo elegido gozó de esa tierra maravillosa, que destilaba miel y frutos suculentos (libro del Éxodo 16 y siguientes).

Jesús, en honor y respeto a esa historia, se retiró cuarenta días al desierto para prepararse para su Pasión, Muerte y Resurrección. Son cuarenta los días que van desde el Miércoles de Ceniza al Domingo de Ramos, comienzo de la Semana Santa. Por ese motivo también para nosotros, seguidores de Cristo, la Cuaresma es el tiempo fuerte del año que nos prepara para la Semana Santa y para su culmen, el Domingo de Resurrección del Señor, también llamado Pascua de Resurrección. El día de la Pascua de Resurrección será el día en que los cristianos celebremos la victoria de Cristo sobre el pecado, la muerte y el mal, y por lo mismo, la Pascua es la fiesta de la alegría: porque Dios nos hizo pasar de las tinieblas a la luz, del ayuno a la comida, de la tristeza al gozo profundo, de la muerte a la vida.

La Cuaresma ha sido, es y será un tiempo favorable para convertirnos y volver a Dios Padre lleno de misericordia, si es que nos hubiéramos alejado de Él, como aquel hijo pródigo (Lucas 15, 11-32) que se fue de la casa del padre y le ofendió con una vida indigna y desenfrenada. Dios siempre tiene las puertas de casa abiertas de par en par, y su corazón se rompe en mil pedazos cada vez que las personas elegimos no compartir la vida con Él, hecha perdón generoso y Amor entregado.

La Cuaresma es un tiempo de entrar en comunicación más profunda con Dios. El dibujante católico Fano nos propone para ilustrarlo el póster que acompaña estas líneas. En todos los dibujos aparece Jesús y un móvil. La ilustración nos sugiere que seamos como teléfonos inteligentes en manos de Jesús: dejémonos recargar por Él en el desierto; subamos a la nube en el Tabor; vaciemos nuestra papelera en el templo; encendamos la linterna como en las noches con Nicodemo y compartamos, como aquel grano de trigo.

Fano, nos invita a jugar con las palabras:
Esta Cuaresma, seamos un CuareSMART Phone.
«Que lo inteligente en este tiempo sea ponernos en manos de Jesús y dejarle actuar en nosotros». (Fano)

¡Buena Cuaresma!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información